Presunto Culpable: Un mexicano que discos vendía

Texto por: Julio C. Hernández.

Polémica, tema de “filosofía de café” y hasta ya nombrada la película mexicana más exitosa de todos los tiempos en cartelera; superando aquellos éxitos noventeros y de principios del nuevo milenio como “Amores Perros“,” 21 Gramos” y aquella famosa charolastrada de “Y tu mamá también“; Presunto Culpable sale a flote pese a las trabas impuestas para la exibición del documental. ¿Por qué tanta polémica si es un tema ya conocido, posiblemete tratado casi a hurtadillas? ¿Cuál es el éxito de esta película?

Documental que expone la porblemática del sistema judicial mexicano, tratado desde la perspectiva de dos abogados quienes asumen el papel de productores, y en el caso de Roberto Hernández, director del film quien a partir de la creacción del cortometraje El Túnel (2006); empredió un camino de más de tres años, con su colega Layda Negrete, en los tan imaginables, pero poco conocidos y lúgubres pasillos del Reclusorio Oriente, con la historía de “un mexicano que discos vendía”.

El intento de censura, no consumado, ha provocado, que todos conocen de lo que hablo, un éxito; ¿qué no? Un exponencial éxito desde su estreno, habladurías en los medios sobre un documental que expone el mal sistema de justicia en México; demuestra perfectamente el decadente funcionamiento de las instancias judiciales del país. No es un tema nuevo, la imputación de delitos no cometidos a personas inocentes es una práctica, por no decir antigua; sí recurrente.

Documental carcelario; ya había sido tratado por el director mexicano Arturo Ripstein, con el film Lecumberri (1976), si bien no abordando como tal, el caso concreto de presos que hayan sido “apandados” injustamente, bien denota el contexto que se desarrolló en el movimiento estudiantil del 68 y la subsecuente Guerra Sucia de los años setentas. Encarcelamientos injustos de jóvenes militantes del movimiento, o casos de obreros que por el simple hecho de ir caminando rumbo a casa y para el ojo del policía, o de aquellos grupos encubiertos del cuerpo policiaco, eran aprendidos y encerrados; fuera el caso, Lecumberri, el campo militar número uno, o bien desaparecidos, sólo por ese aspecto de estudiante anti-sistema. Así, se repitió y se repite.

El fenómeno que se desató, a partir de la proyección de Presunto Culpable; va de la mano con la grán psicosis social que se vive. Lo admirable del documental es que, a pesar de ser un tema “conocido” o bien tratado a hurtadillas, nunca tuvo tal difusión hacia las masas; éste salió con más de 200 copias a nivel nacional, tomando en cuenta que películas como Spiderman, salen con una distribución de entre 250 copias a 350; para ser un documental, el film se distribuyó muy bien.

Una parte del suceso taquillero es, que a partir de esta película, muchas personas reafirmaron pensamientos de desencanto hacia el sistema de jurisdicción. Al exponer un problema de manera masiva, la opinión pública va a generar posturas, y si se es tratado adecuadamente, encaminar ese producto estético; en este caso un filme; hacia la generación de conciencias.

El arte también puede demostrarnos algo, la mayoría de las veces lo hace.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: