Reseña: The Pains of being pure at heart – Belong (2011 – Slumberland Records)

Texto por: Eduardo Díaz @lalodiazvalerio

Con el lanzamiento de su segundo disco, la banda neoyorquina de twee/noise-pop se ha consolidado como renovadora del sonido legendario de la disquera Slumberland. Encontramos precedentes claros de bandas como Rocketship, Lilys, Whorl, Velocity Girl entre otras que, en su momento, marcaron toda una generación y que constituyen la identidad del conjunto. Ahora bien, considerarlos como únicos renovadores del sonido indie de los 90’s es casi imposible en una era en la que no sólo el acceso a la música es fácil sino la posibilidad de que las bandas de garaje salgan del propio garaje. Es posible encontrar, hoy en día, en diversas páginas web dedicadas a la promoción de bandas emergentes sonidos, si no iguales, sí muy parecidos a lo que las disqueras de este movimiento buscaban en los 90’s: Melodías melancólicas, voces dulces y temas juveniles (Algo que todo adolescente con tendencias alternativas y problemas existenciales amaría) Para este punto, podríamos considerar a cualquiera como un tweetero(¿?)/noise-popero/shoegazer en potencia. Sin embargo, lo que hace a los POBPAH una banda icónica de dicho revival es no sólo un sonido sólido y maduro que han demostrado a lo largo de su carrera musical sino el apoyo de los personajes más importantes de la escena (La producción por parte de Alan Moulder y Flood)

A partir de su primer full-length homónimo y su EP Higher tan the stars, la banda había dejado un compromiso con sus escuchas y lo han cumplido. Belong nos presenta una mejor producción con un sonido más limpio, un artwork mejor trabajado y sobre todo una re-valoración de los elementos principales del género que representan. En cuanto a las melodías, el grupo sigue la misma fórmula que sus realizaciones pasadas y no creo que ninguno de sus escuchas exija un cambio. El disco comienza con la canción que da nombre al disco y, desde esta primera instancia, se percibe el proceso de maduración del conjunto: distorsiones bien manejadas, coros instalados a la perfección, baterías sin pretensión y sintetizadores que marcan la atmósfera de todo el disco. Aunque existe en las guitarras y en las voces una cierta pretensión de ruido ficticio que intenta rozar lo “lo-fi” (la cual deja un poco que desear) creo que se logra muy bien ambientar lo que el conjunto quiere transmitir.

Así, pues, el elemento central que los Pains han cumplido con su nuevo álbum es un sonido sincero y sin pretensiones. Escuchándolos dan ganas de tener 20 años toda la vida.

Calificación: 8.5

Anuncios

Acerca de ramiiis

Me gusta Star Wars.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: