Reseña: Emir Kusturica & The No Smoking Orchestra @ Vive Cuervo Salón

Texto por: Jorge Ramis @whore_he

Cuando dos culturas se juntan, en un ambiente ameno y con música como intermediaria, el resultado es una gran fiesta. Esto es lo que sucede cada que Emir Kusturica y su No Smoking Orchestra visitan México, un ambiente lleno de baile, slam, y una combinación de culturas cuya asimilación va más allá que simple música. Es cierto lo que dijo Dr.Nele, vocalista de la agrupación: “Si quieres bajar de peso debes venir a un show de la No Smoking Orchestra”.

Emir Kusturica & The No Smoking Orchestra se presentó en el Vive Cuervo Salón, ofreciendo una gran muestra de música balcánica, llena de ritmos bailables, al tono de una fiesta interminable.

En el flyer se anunciaba el inicio del concierto a las 19:00 p.m., 20 minutos después, cada integrante se presenta ante el público. El más ovacionado, obviamente: el director de cine Emir Kusturica.

Una canción abre el concierto, algunos segundos después, suena “Unza Unza time“,  que retrata perfectamente la ideología musical de los serbios: un danzón balcánico, invencible ante la política de la antigua Yugoslavia y más que fuerte en el proceso de transculturización musical. Increíblemente, para un show de la NSO, se debe calentar antes, pues comenzar a saltar con el “Unza Unza” puede ocasionar algunas lesiones.

La canción de la Pantera Rosa sirvió como preludio entre canciones, ya que los serbios gozaban de su capacidad de improvisación y le exprimían jugo al soundtrack de ese programa de televisión. Incluso en algún momento la NSO comenzó a tocar algunos acordes de Smoke in the water para después armar el slam con su música balcánica.

Los serbios se dan el lujo de subir personas al escenario, todo para compartir la buena vibra que se vive ahí arriba.

Así fue el concierto: un baile lleno de música virtuosa que era expuesta por músicos muy talentosos. El violinista mostró su gran capacidad para tocar, porque parece que para él un arco de violín no debe ser desaprovechado. Además, los 8 tipos que están en el escenario, siempre se mueven, se les nota felices y, adecuadamente, son unos magos en vivo.

Al grito de “¡Serbia! ¡México!”, Dr.Nele fue impulsando el concierto, así hasta que llegó a un punto máximo, en el que la gente no paraba de moverse, ni de gritar, ni, mucho menos, de bailar. Nele, vestido con una especie de traje de superhéroe, demostró su capacidad de frontman, ya que sin él la NSO no tendría mucho chiste.

El espectáculo que traen los serbios no necesita de luces, ni efectos especiales, ni pirotecnia, ni visuales, lo único esencial es la música, esa gran arma que logra que los serbios y los mexicanos sean unos, aunque sólo por unas cuantas horas.

Nadie sabe lo que es bailar hasta que vive un concierto de la NSO.

Muchas gracias a Santísima Producciones por darnos la oportunidad de verlos en vivo.

Anuncios

Acerca de ramiiis

Me gusta Star Wars.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: