Reseña: Arctic Monkeys – Suck it and see [6.8]

Texto por: Arturo Ramírez//@arturors

CALIFICACIÓN: 6.8

El 17 de mayo se filtró en alta calidad el último disco de los Arctic Monkeys que tiene como fecha de lanzamiento oficial Junio 6 por parte de Domino Records.

Suck It and See vuelve con la producción de James Ford, la persona que hace a Turner y compañía sonar mejor que nadie, al menos en cuanto a la calidad del audio. Esta nueva entrega de los Arctic Monkeys no te recibe gratamente, incluso a los más fans. Ya no encontramos esa furia y energía que habitaban en el aclamado Whatever People Say I Am, That’s What I Am Not y en su excelente sucesor Favorite Worst Nightmare.

Parece que el hecho de que Josh Homme invitará a los changos a alcanzar un sonido diferente y maduro en Humbug hace dos años, provocó el desvanecimiento de la chispa que los mantenía frescos y en los titulares de todas las revistas de música en el Reino Unido (y un par en Norteamérica). La única aportación física de Homme en el cuarto álbum de estudio es apoyo en las voces de All My Own Stunts, pero su influencia ya está más que marcada.

Brick by Brick, el “teaser” lanzado en Marzo 4, no suena a nada al sonido que la banda de Sheffield nos tenía acostumbrados, y fue despreciada casi instantáneamente. La canción cuenta con los vocales siendo realizados por Matt Helders (el baterista) y dos acordes. Las letras dejan mucho que desear a lo que nos tenía acostumbrados Alex Turner. Buena curiosidad para un lado B, pero lamentable que sea incluida en el disco.

El single principal es Don’t Sit Down ‘Cause I’ve Moved Your Chair lanzado el 12 de Abril. Con este single entendemos la dirección en la que va el álbum, más orientada al garage y retomando sonidos de Humbug. Don’t Sit Down ‘Cause I’ve Moved Your Chair generó una buena respuesta en Internet y las ansias por escuchar el nuevo disco empezaron a incrementarse.

Las primeras canciones suenan secas y denotan una influencia clara del stoner, un género donde los Arctic Monkeys no se mueven tan grácilmente. Pero, ¿por qué no moverse como lo hacían en la escena indie del 2006? Quizá sienten que su música adolescente ya no cabe en el 2011, pero ésta madurez prematura no los llevará muy lejos.

Las últimas cuatro canciones Piledriver Waltz (retomada del soundtrack que hizo Alex Turner), Love is a Laserquest, Suck It and See y That’s Where You’re Going son  baladas que parecen haber salido de lo más dulce de Humbug y se mezclan bastante bien entre sí. Hubieran hecho un EP estupendo por separado, pero en el LP se pierden con el sonido general del disco y hacen que  termine de manera desquilibrada. Lo hacen más fácil de escuchar y más aburrido.

Los puntos fuertes de este grupo son: la manera de escribir de Alex y la batería intensa de Matt, algo que no resalta en Suck It and See. Parece que Alex dejó sus fantásticas letras en el Submarine EP y escribió de forma más abstracta para este lanzamiento. Y la intensidad de Helders, Cook y O’Malley no se ven en ninguna parte. Definitivamente el álbum más amigable del grupo, así como el más olvidable.

Anuncios

Un Comentario

  1. bthgrfd

    nono xD este album es muy bueno xD eres un ignorante

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: