Párpados Azules: Cine Mexicano.

Texto por: Julio C. Hernández.

Película realizada en el año 2007, primer largometraje del cineasta mexicano, Ernesto Contreras (Café Tacvba: Seguir Siendo (2010) en codirección con J. Manuel Cravioto), ganadora en el festival de Sundance 2008 en Estados Unidos; festival creado por Robert Redford; en el cual se llevó las palmas hace ya dos años. Quién la ha visto.

Es la historia de Marina, una mujer solitaria, de aproximadamente 32 años, trabaja en una tienda de uniformes para el personal doméstico y similares; Marina se gana un viaje para dos personas, no tiene con quién viajar, no tiene amigos ni familiares con los cuales pueda realizar ese viaje que en palabras de la dueña de la tienda: Será su oportunidad de ser feliz. Fortuitamente conoce en una cafetería a un hombre, el cual vive las mismas circunstancias de soledad. Empieza la dinámica.

¿Parece aburrida no?, pareciera que es una historia floja y sosa la cual se repite cotidianamente en estos tiempos posmodernos, sí lo es, en una sociedad individual en la cual es complicado entablar relaciones; afirmo la historia se repite todos los días, el meollo del asunto no es en sí la historia de dos personas aburridas y solas, las cuales tienen destellos de tristeza potenciadas por el director. El gran meollo y por lo cual le atribuyo el éxito en Sundance; y por otro lado su poca fama en el imaginario mexicano, no es una película taquillera, no es el Soldado Pérez; aquel narco que pelea en el medio oriente por encontrar a su hermano, no, no lo es; tampoco es aquella historia de en donde los perros, que muerden perros y donde los mexicanos a su alrededor llevan una vida ruin y que toma gran importancia en la cinematografía de la nueva ola del cine mexicano. Párpados Azules no esteriotipa al mexicano ya conocido en pantalla. Es una historia de la cotidianidad, bien manejada y llevada al extremo por el director.

El lenguaje cinematográfico es esencial para entender un poco la dinámica de la película. En ocasiones la película sí llega a ser muy lenta, pero en serio lenta, me parece formidable ese adjetivo, por qué, porque estamos hablando de la historia triste y aburrida de dos personas que se conocen y que dentro de esa relación rectifican esa vida ascética, hay secuencias narrativas en las cuales no es necesario un diálogo ni una acción, la inactividad de los personajes reflejan perfectamente su realidad, encuadres lentos, escenarios aburridos, diálogos aburridos. En verdad que los protagonistas son aburridos. Es una cruda realidad. Genera, en aquellos que la ven; un sentimiento similar de vacío, es una película la cual argumenta perfecto su naturaleza, la cual a muchos podría parecerles lenta, remarco lo es, pero por sí misma, por la historia, por todo lo que envuelve a los personajes, no creo que pudiese existir otra forma de reflejar ese vacío tácito potenciando por Ernesto. Aplausos.

Como les mencionaba, no es una historia que comúnmente se lleve a la pantalla, no es la fórmula del nuevo cine mexicano en la cual vemos estereotipos de la mexicanidad reflejados por personajes ruines, no hay drogas, sexo, ni madrizas, eso me parece excelente, todo muy bien manejado por Contreras, en verdad me  parece muy buen filme.

Por otra parte hagamos memoria, en épocas anteriores el cine mexicano llegó a producir de 25 a 50 películas en sus buenas épocas como industria recordemos la época dorada del cine nacional donde hasta 55 películas por año se estrenaban, pero no confundamos que alta producción es equivalente a calidad, ahora, en estos tiempos salen a la luz si a caso 15 películas y es mucho, no me dejarán mentir,  como son películas independientes y de autor, a esto que me refiero a que los directores realizan si no todo el proceso de creación si bastante de éste, o con un equipo no industrializado, reciben dinero de IMCINE sí, de igual forma de pequeñas productoras emergentes, pero no lo suficiente para hacer producciones multimillonarias. Aunado a que es complicado el proceso de distribución ya que películas estadounidense en promedio salen en 300 salas a nivel nacional, las películas mexicana salen con 20 copias, y es complicado que en el primer fin de semana recauden lo suficiente para subsistir.

No es lo mismo la industria del cine que el cine, la industria busca ganancias y vender sus productos comunicativos, el cine busca, en los casos más románticos, la expresión del autor, es por eso que México tiene un muy buen cine, el cual no es proyectado de manera industrial, en el país se generan propuestas las cuales, en muchas ocasiones, está destinadas a participar en festivales como el de Berlín, Cannes, Sundance, etc. Propósito con el cual buscan proyección internacional y si llegan a ganar ,el premio obtenido utilizarlo para crear más.

Párpados Azules es una joya de este tipo la cual vale mucho la pena apreciar, mentalizados en que no hay estereotipos de mexicanidad, tan vinculados al éxito de otras producciones, ni madrizas, ni drogas, ni putas.

El soundtrack es hermoso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: