Reseña: Björk – Biophilia [7.0]

Texto por: Jorge Ramis //@whore_he

[One little indian, 2011]

CALIFICACIÓN: 7.0

El principal problema y el más difícil que tengo, sin duda, con la artista islandesa Björk es que nunca he encontrado un punto de inflexión sólido en cualquier trabajo suyo. La mayoría de los discos de aquella cantante con voz aguda casi siempre están construidos bajo un guión musical bastante simple, caracterizado por su creatividad. Sin embargo, cuando trato de analizar con mayor profundidad su discografía me doy cuenta de que sus discos son como obras de arte incompletas, es decir, la mitad de las canciones están increíblemente construidas, pero las restantes son sólo demostraciones espontáneas de su habilidad vocal  y, así, sigo sin ver una estructura clara en el aspecto musical. Biophilia no me convence de lo contrario; Ni en su memorable uso de la tecnología, ni sus nuevos tintes de Drum & Bass, Intelligent Dance Music o Trip-hop demuestra un visible cambio en su estructura musical. Continúa dando temas perfectos, como Crystalline, en el que le da rienda suelta a su ingenio y demuestra el poderío de su composición. O Moon, sencillo tema que consta de un sólo ritmo y en el que, aún así, logra crear un ambiente cambiante entre la tenuidad de su voz y los tonos atmosféricos que constan de muy pocos instrumentos. La compleja dualidad surge a partir de canciones como Hollow, que parece un mediocre esfuerzo de complementar las primeras tres con una melódica, pero sin esencia, pieza musical.

La cosmogonía del universo, las estrellas y todo lo que está inmerso en la astrofísica le sirven a Björk como inspiración musical para este disco, en el que fusiona su compleja y diversa imaginación lírica con un vacío musical marcado por las ganas de crear ritmos con instrumentos poco usuales, como ella ya nos tiene acostumbrados. Virus  es otra de las canciones que comprueban que Björk aún sabe hacer música, pues su tranquila secuencia y su increíble voz la hacen una de las mejores del disco, si no es que la mejor, detrás de Crystalline. Cuando una artista canta y compone con todo su esfuerzo, se nota, e indudablemente Virus es la mayor exposición de la inteligencia e imaginación de Björk.

Björk repite la fórmula de Crystalline en Mutual Core: empieza una canción tranquila, de su estilo clásico, pero de repente todo comienza a acelerarse y se inicia una especie de explosiones de beats por minuto de las que Aphex Twin estaría celoso. Aunque ya habíamos escuchado casi lo mismo en trabajos y canciones anteriores como Army of Me o Declare Independance, la inspiración del universo se ve reflejada de una manera única que hace que sus canciones nuevas suenen parcialmente distintas.

El disco, grabado e influenciado por las capacidades de un iPad y una tablet, con sutiles adiciones de instrumentos como el Tesla Coil, recuerda a la exuberante calidad de Björk en el Vespertine, sólo que ahora se quedó sin mucha creatividad y nos dio un trabajo a medias, como si fuera una pieza musical que justo acaba cuando quieres más.

Después de Crystalline, Moon, Virus y Mutual Core, las demás canciones forjan un dilema interminable en la cuestión metafísica de la artista… ¿A dónde quiere llegar? ¿Quién es? ¿Ya se estancó? Björk sólo nos regala cuatro de diez temas, los cuales entrarán en la memoria colectiva de todos los fanáticos de la artista, ¿pero los demás? ¿Son acaso temas olvidados? ¿De relleno? Parece que sí.

Anuncios

Acerca de ramiiis

Me gusta Star Wars.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: