2011: Los mejores discos pt.1 (50-15)

50. Kate Bush – 50 words for Snow

49. Pablo Aslan Quintet – Piazolla in Brooklyn

48. Beastie Boys – Hot Sauce Committee Part Two

47. John Zorn – Nova Express

46. Kendrick Lamar – Section.80

45. Raekwon – Shaolin vs Wu-Tang

44. EMA – Past Life Martired Saints

43. Dirty Beaches – Badlands

42. Amen Dunes – Through Donkey Jaw

41. Matana Roberts – Coin Coin Chapter One: Gens de couleur libres

40.Mikal Cronin – Mikal Cronin

39. Explosions in the sky – Take Care, Take Care, Take Care

Después de consolidarse como una de las bandas más importantes del post-rock, Explosions in the Sky siguen siendo fieles a su dilema, aunque éste sea simple y no innove mucho. Los oriundos de Texas todavía tienen el post en la sangre y con su último disco de estudio se nota el gran trabajo que han hecho para mantener su esencia y así entregarnos una buena cátedra del género.

JR

38. The Antlers – Burst Apart

Lo hicieron de nuevo, tras su obra maestra Hospice, la banda americana ha logrado componer un trabajo casi tan sólido como los anteriores, de tal manera que provocan una sensación demasiado estremecedora. Burst Apart fue uno de los grandes logros del año, la lírica intrínseca en sus canciones es meramente impresionante.

JR

37. Seapony – Go with me

En su disco debut, Seapony cumple con lo prometido después de haber dejado EP’s tan limpios y profesionales. Go With Me es un álbum lleno de canciones pop con un sonido tan cálido como si fuera un atardecer en California. Sin duda alguna, Seapony dejó de qué hablar y seguirá otorgando buenos trabajos.

JR

36. Gill Scott-Heron & Jamie XX – We’re new here

Un álbum que sorprendió a muchos, en todo sentido. El arriesgado productor de música electrónica Jamie xx, también conocido como percusionista de la agrupación británica The XX , nos entregó uno de los álbumes más experimentales de este año. En “I’ll take care of U”, así como en muchas otras pistas de la placa, nos encontramos con una digna rendición al propio Gil-Scott Heron y su voz oscura, ronca y cortada; que hicieron vibrar a Inglaterra con un sonido diferente y áspero que así como es ajeno a lo habitual, es sin duda interesante, bailable y pegajoso.

AS

35. Destroyer – Kaputt

Dan Bejar se ha dejado conocer como una de las personalidades más eclécticas dentro de la escena independiente, figurando como miembro de The New Pornographers y Swan Lake. Kaputt es su treceava producción con su acto solista, y una vez más nos demostró su prominencia permanente en el marco internacional. Una oda a los sonidos etéreos del jazz del noreste estadounidense, y el post punk británico de los 70’s. Vientos metales a través de un controlador MIDI, que se mezclan con la atmósfera de los instrumentos y la voz de Bejar para crear melodías atemporales inteligentes y maduras.

AS

34. Yellowjackets – Timeline

Parte de una generación jazzística contrariada por los movimientos de la fusión de géneros como el hip-hop y el funk, y la renovación estilística del hardbop y bebop, los Yellowjackets han preservado por 30 años un estilo característico que los define como una de las agrupaciones que aún dignifica a este género. Para la realización de Timeline la participación de Robben Ford, miembro fundador de la banda, no fue indispensable, sin embargo, su presencia añade cierta nostalgia en relación a sus primeras producciones y la ejecución del resto del grupo, como en aquellos días, permanece impecable. Sin duda uno de los mejores discos de jazz del año.

RA

33. Jamie Woon – Mirrorwriting

Este año llegó una corriente de artistas de música electrónica minimalista, Jamie Woon es uno de ellos, que se esfuerza por no crecer a la sombra de James Blake. Nos regala, así, un álbum de tonos misteriosos que divagan en sonidos obscuros, pero que jamás pierde el trayecto de la música electrónica.

JR

32. Ducktails – Ducktails III: Arcade Dynamics

El guitarrista de Real Estate, Matthew Mondanile, compone un trabajo muy parecido al de su otra banda. Sin embargo, logra convertirle en un proceso más experimental con tonos mucho más ruidosos y creativos. Ducktails III: Arcade Dynamics no es un disco fácil de digerir, pero que puede agradarle al público después de varias escuchas.

JR

31. Neon Indian – Era Extraña

El mexicano Alan Palomo regresó este año para demostrarnos su crecimiento como músico. Era Extraña es un disco complejo, pero a su vez simple, pues no es difícil de escuchar. El synthpop ochentero renace de sus cenizas en este lanzamiento. Incluso  hasta en sus presentaciones en vivo se nota que Alan ha dejado atrás esas etapas conflictivas de ácidos, drogas y demás, para vivir un sonido analógico de diferente esencia.

JR

30. Real Estate – Days

Frescura es a lo que suena Days, el último disco de Real Estate, que trata con sutileza riffs playeros y carismáticos que llevan a cualquiera a la pista de baile. Canciones como It’s Real, entre otras, concuerdan un ambiente demasiado amigable en todo el disco, se siente una vibra especial y es que en realidad, esa es la esencia de Real Estate: buena vibra, de la mano con un indie rock sin mucha ciencia, pero que vale mucho la pena escuchar.

JR

29. Washed Out – Within and Without 

El álbum debut de Ernest Greene, mejor conocido como Washed Out , representa el chillwave en su expresión máxima a través de 9 composiciones, y no se necesita más. Es por ello que el sello Sub Pop puso su confianza en la fusión de Washed Out con su seña particular de lo hipnótico que puede resultar escuchar Within’ And Without. De nuevo uno de los mejores discos del año utiliza la premisa de la alucinación y del aspecto relativo a los sueños. Desde el inicio de este álbum que comienza con el preludio indicado con “Eyes Be Closed”, logra ser la obertura perfecta para “Amor Fati”(quizá la canción más destacado del disco), y que consigue mantener su cadencia en canciones como  “Far Away”, y “Within And Without” hasta el cierre con “A Dedication” como una carta final de despedidas y renuncias de un amor obsesivo.

DC

28. Smith Westerns – Dye It Blonde

El revival del garage rock no sería lo mismo si no fuera por los Smith Westerns. Dye it blonde conjuga lo mejor del garage y del lo-fi y lo expresan de una gran manera. Recorren las calles como si nada, como si la vida no importara. Una excelente muestra de indie pop que rebasa la originalidad de otras bandas del mismo estilo.

JR

27. Cults – Cults

En este año no hubo banda más esperada que Cults. Su disco homónimo trae consigo canciones tan creativas como Abducted y Go Outside. Suficiente razón para que captaran la atención de una buena cantidad de medios. Aunque su primer disco es un poco corto, Cults expone buenas ideas, desde la construcción técnica hasta la composición lírica, el disco homónimo tiene ideas ambiciosas que hacen que valga su peso en oro.

JR

26. St. Vincent – Strange Mercy

La enigmática Annie Erin Clark entregó este año uno de los discos más importantes en su carrera: Strange Mercy. En éste podemos encontrar notas tan elegantes como la misma artista, es decir, tiene canciones limpias y sostenidas que suenan como si St.Vincent tuviera años de experiencia. No hay otro conflicto, Strange Mercy demuestra que St. Vincent es algo más que The Polyphonic Spree y es por eso que se gana un puesto en esta lista.

JR

25. Other Lives – Tamer Animals

La obscuridad detrás de Other Lives trasciende la barrera de los géneros. Es como si The National se reuniera con Interpol, conformando así un disco emblemático y engañoso, pero que otorga excelentes piezas como Tamer Animals. Desde la relajante línea de bajos que surge a lo largo del disco, Other Lives conservan un alma de tonos negros que logra captar la atención desde la primera escucha.

JR

24. PJ Harvey – Let England Shake

PJ Harvey, prominente figura desde el inicio de su trayectoria, nos toma por sorpresa. Ella ha logrado pasmar la historia del mundo en una placa. Una historia real, tan real y perturbadora como un libro distópico de los años treinta. La personalidad de Harvey no se muestra nunca forzada ni alterada en la duración de la producción. Sin embargo, su letra es perturbadora como nunca. Un sonido arcaico y bizarre que nos remite a las grandes guerras mundiales, y al recuerdo de la gente perdida. Aún en consideración de todas estas características, Let England Shake llegó como uno de los álbumes más directos y fáciles de comprender, con sonidos eclécticos que capturan al escucha, y que en definitiva vale más la pena escuchar.

AS

23. My Morning Jacket – Circuital

Evolución, es lo que siempre ha caracterizado a la agrupación estadounidense My Morning Jacket. Desde 2001, estos originarios de Kentucky han sido una leyenda silenciosa, que pasó a formarles una figura mítica dentro del ámbito musical. Circuital no es la excepción de este comportamiento, y figura como un paso bien logrado en la trayectoria de la banda. Reverberación impenetrable, matices de voz armónicos y riffs fantasmagóricos a boca abierta es lo que nos impresiona al escuchar este sólido álbum.

AS

22. The Pains of Being Pure at Heart – Belong

A pesar del buen debut que los estadounidenses de The Pains Of Being Pure At Heart tuvieron con su álbum homónimo, sin duda el disco que los ha terminado de  colocar en un nivel poco más que respetable es su segunda producción titulada Belong, la cual abre con una canción homónima al título del disco. Aunque muchas de las letras de composiciones como Heart in Your Heartbreak, Even In Dreams, Strange y The Body destaquen por su narrativa melancólica, los originarios de Nueva York saben como plasmar melódicamente sonidos contrarios a la provocación de sentimientos oscuros y difusos, como el de algún amor pasado que no volverá jamás y transformarlo en armonías que remiten a  la memoria fotográfica de los buenos tiempos, como en un flashback que se complementa en canciones como My Terrible Friend con algunos sonidos gastados (a propósito) por el shoegaze que los caracteriza.

DC

21. Spectrals – Bad Penny

Bad Penny es uno de los discos más honestos que he escuchado en mucho tiempo. Spectrals conmueve al espectador con sencillas muestras de rock al estilo de los ochenta. No hay más que decir, Louis Jones, el joven detrás de Spectrals, expone una composición musical tan simple como talentosa. Un disco muy fácil de digerir, pero que sugestiona de buena manera al público mediante riffs ligeros y letras pesadas. Sin duda alguna, uno de los proyectos más interesantes de la actualidad.

JR

 20. Feist – Metals

Leslie Feist, elegante y misteriosa canadiense, entrega el mejor disco de su carrera. Metals es una larga travesía de todas las experiencias vividas por la ex-miembro de Broken Social Scene. El sonido de éste es obscuro y misterioso, pues se esconde detrás de instrumentos poco usuales. No obstante, Metals es una clara muestra de la capacidad de la canadiense. Cuenta con elementos tan suaves y etéreos como la enigmática voz de la cantante. Su tenuidad hace que se convierta en uno de los discos más interesantes del año.

JR

19. Fucked Up – David Comes to Life

En Canadá, hablando musicalmente, hay grandes proyectos. Fucked Up no se esconde detrás de nada, su hardcore es rudo, potente y crudo…muy crudo.  Los desafinados gritos del vocalista, anexados con la suave y melódica voz de Sandy Miranda, hace que David Comes to Life sea un disco que va más allá del hardcore. Pocas son las bandas de este género que logran innovar y Fucked Up es una de ellas.

JR

18. Tyler, the Creator – Goblin

El joven Tyler, The Creator, desenvuelve el segundo disco de su carrera: Goblin, que involucra temas tan controversiales como la violación y la violencia. Después de todo, Tyler es un rapero obscuro cuyas intenciones no son más que ganar fama y, como lo dijo en una entrevista, que sus vídeos sean transmitidos en la televisión. No es de sorprender que haya ganado fama en tan poco tiempo, ya que el disco contiene canciones invaluables como Yonkers (una de las mejores cinco canciones del año), cuyo vídeo expone a un Tyler voluble con antojo de cucarachas y que termina suicidándose. Es por eso que Goblin está en nuestra lista, ya que es un disco honesto con una excelente calidad de producción.

JR

17. The Black Keys – El Camino

El dúo The Black Keys sigue impresionando al público con sus producciones. El Camino llegó a finales de este año, pero no pasó desapercibido, pues es la relevancia musical del dúo la que llama la atención del público. Su nueva producción es detallada, tan bien pulida como la mayoría de sus trabajos y con ese estándar de calidad que han impuesto durante su existencia. Fácilmente, El Camino podría ser el mejor disco de su carrera, se trata de un disco potente y furioso, en el que presenciamos una de las mejores caras del rock actual.

JR

16. Youth Lagoon – The Year of Hibernation

Tratar de describir el trabajo de Youth Lagoon sería caer en un error imperdonable. El debut de Trevor Powers da como resultado un disco lleno de imaginación y creatividad que logra evitar lo redundante. Raras son las veces que un primer disco posee tan buenas composiciones. Youth Lagoon queda, entonces, como el mejor artista nuevo del año y es que The Year of Hibernation es una tremenda producción, tanto en su sonido atemporal como las excelsas voces y construcciones líricas, Trevor Powers seguirá dando de qué hablar.

JR

Mañana la segunda y última parte de la lista. 

Anuncios

Acerca de ramiiis

Me gusta Star Wars.

Un Comentario

  1. Pingback: 2011: Los mejores discos pt.2 (15-1) « La guía para desperdiciar tu tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: