Reseña: Lana del Rey – Born to die [4.9]

Texto por: Jorge Ramis

[Interscope Records, 2012]

CALIFICACIÓN: 4.9

Si algo aprendieron las compañías discográficas con el lanzamiento de 21, de Adele, fue que el mercado alternativo también es eso, un mercado… y uno muy amplio, grande y medianamente explorado. Ese disco fue lo mejor que le pudo haber pasado a XL Recordings, funcionó y el hype creció tanto como para considerarlo como el disco del año, rompió récords de ventas. Lana del Rey, antes conocida como Lizzy Grant, es sólo una respuesta, una reacción del sistema para con Adele y que corresponde a una estrategia mercadológica: “lo alternativo también vende”. Ahora es su turno de dominar al mundo y para eso: Born to die, una monótona mezcla de géneros musicales.

De cara operada, nariz fina y labios anchos, Lana del Rey y su debut (oficial) Born to die conforman una apología a la estética. No importa nada más que su imagen, cuya filosofía se basa no en qué se dice, sino en quién lo dice. A diferencia de Adele, Lana del Rey no cuenta con las características vocales suficientes como para competirle, sin embargo, con cohesiones musicales como Videogames, la fémina de boca inyectada puede lograr canciones compatibles con el mercado.

Diet Mountain Dew es la canción pop por excelencia, calidad de sencillo y éxito seguro, muestra a una Lana del Rey de influencias de otras artistas pop y que suena casi igual a las demás. Ni siquiera porque utiliza un esquema musical “diverso”  deja de ser música genérica. Born to die es, en esencia, un disco pop, pero con tintes de trip hop, electrónica e, incluso, bossa nova.  Me resulta desesperante, entonces, que Born to die sea un disco tan monótono y casi tan sobrio como la actitud de su autora. Born to die, la canción introductora, inicia como una especie de cuento de hadas, sin embargo es sólo eso: un relato imaginario, en otras palabras, sus quince minutos de fama.

Si alguna vez he escuchado un disco sobreproducido ha sido éste, todas las canciones tienen el potencial de ser sencillos y aparecer en lo más alto de las listas del Billboard. Born to die contiene canciones pegajosas, de letras sencillas (que mencionan a James Dean, por ejemplo) y sólidos ritmos. No sería sorprendente que escuchemos hablar de Lana del Rey por lo que resta del año. Aunque creo que es muy importante diferenciar que ser un éxito comercial no necesariamente significa que el o la artista tenga una pizca de talento. Esto me pasa con Lana del Rey, pues le encuentro varios defectos a su tan esperado álbum debut, como la falta de autenticidad, la poca profundidad y lo increíblemente digeribles que son sus canciones. Su contenido es tan, pero tan digerible que para mí, como público, no me inspira algún reto.

En aquel 1988, los integrantes de Public Enemy pronunciaban las siguientes palabras: “Don’t believe the hype”, que son las más ad hoc para Lana del Rey, es decir: no le creas a la moda.

Anuncios

Acerca de ramiiis

Me gusta Star Wars.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: