Reseña: Festival 72810 (@Cholula, Puebla)

Texto por: Danna Campos (@dannacampos)

10 de marzo de 2012, Gran Pirámide de Cholula, Puebla.

Resulta difícil  hacer que un festival de música fuera de la capital funcione como los grandes en cuestiones de organización, logística y sobretodo, asistencia. La promotora originaria de Cholula, Albino, junto con algunos asociados más, supo sacar adelante una buena primera edición del Festival 72810 éste 10 de marzo.

Con la gran pirámide de Cholula como el fondo perfecto de cualquier escenario que represente la verdadera esencia de la provincia mexicana, más de 30 bandas y DJ’s tanto de la escena local como de la internacional hicieron lo propio en un encuentro que si comparase una gama tonal con el mood del festival, hubiera cambiado sus matices de acuerdo al momento, a cada instante acertado según quien estuviera en el escenario.

A diferencia de muchos festivales, el 72810 estuvo organizado de tal manera que se podía ir de escenario a escenario sin problema y sin grandes empalmes de tiempo, para así poder ver casi todas las presentaciones y no sólo eso, sino que era tal el ambiente homogéneo que artistas se mezclaron entre el público para ver las respectivas presentaciones de sus colegas, todos ellos, accesibles a quien quisiera tener contacto con ellos.

Desde los tintes oscuros y de culto que tocan extremos como los del ex integrante de Bauhaus, Peter Murphy,  hasta aquellos que pocas veces se ven tan bien aceptados en el público mexicano como los de Public Enemy, el festival, incluso con algunos detalles, fue mejor realizado que muchos otros de promotoras que llevan ya algunos años en la escena.

Es comprensible que la asistencia no haya sido la deseada, pues queda claro que, para que ésta clase de mercado sea redituable, es necesario tener un line-up con mucho hype. Afortunada y desafortunadamente, se vive un país que subsiste de lo manierista y de lo aspiracional, y quizá ésta fuerte rebelión que significó la realización del festival es lo que más se le debe aplaudir a los organizadores: la apuesta por ir contra-corriente al hype y el deseo (bien logrado) de colocar a Cholula en la mira nacional.

Detalles como el hecho de que el 72810 comenzara con un quórum muy bajo no permitieron que DJ’s locales como Amunive y bandas como Los McAllister fueran muy escuchados por gente externa al medio local. De igual manera, el sonido del escenario Albino.mx tuvo algunos desbalances que no dejaron que algunas de las presentaciones, como la de Torreblanca fluyeran con el sonido que los caracteriza. A propósito de ésta última mención, la poca información sobre el cambio de horario no permitió que quienes gustaran de llegar más tarde y ver, ya sea a  Torreblanca o a Bengala, pudieran hacerlo desde su inicio hasta su final.

Sin embargo, hubo sorpresas que fueron dignas de destacarse. Una de ellas, Damn Disko, el dúo de DJ’s de Cholula, seguidos de Mexican Dubweiser, empezaron a darle un giro al festival con una muy buena aceptación del entonces ya mayor público que se encontraba en la sede del festival. Caso contrario y no necesariamente malo, los viejos conocidos dieron esa actuación de años que ya todos conocemos:  Bengala, Telefunka, Austin TV, Quiero Club. Más sorpresas: SLKTR, mejor conocido como Alejandro Franco demostró que ya aprendió a mezclar, mientras que NSM PSM, hicieron una presentación para recordar, la cual incluyó algunos mashups dignos de aplauso como “Sweet Disposition” de The Temper Trap y “Viento” de Caifanes, al igual que The Wookies, ya unos clásicos en la vida nocturna del Distrito Federal, gustaron al público que no los conocía.

Lo medianamente interesante, Kid Sister y una actuación  de casi una hora que simplemente se queda en buena. ¿Lo realmente interesante? Blonde Redhead y su impecable presentación en todos los sentidos: audio, iluminación, tiempo, y setlist adecuados así como su habilidad para cautivar hasta al más escéptico. Las menciones honoríficas se van para Z-Trip y Public Enemy, quienes hicieron no solamente un acto espectacular, sino que supieron ganarse al público con un especial factor de identidad mexicana:  Z-Trip abrió en el escenario 8ymiedo con “Volver, Volver” de Vicente Fernández, canción que terminó transformándose en un gran remix, mientras que en el escenario principal (72810) Public Enemy al mando de Flavor Flav, hicieron lo propio junto con DJ Lord(además de interpretar himnos esperados como “Don’t Believe The Hype”) al hacer remixes de algunos cantos populares entre los mexicanos, entre ellos, el famoso son de “Juana la Cubana”.

El festival no solamente fue la muestra de cómo artistas que no son parte de una tendencia tan orillada al famoso hype pueden ganarse a un público poco habituado ésta clase de presentaciones, sino también fue una prueba clara de que el surrealismo no es ni de Magritte, ni de Dalí, sino que también puede, sin necesidad de ser un cuadro, demostrar tonalidades que hacen vigente a México como un lugar de vanguardia surrealista en pleno siglo XXI.

Anuncios

Acerca de ramiiis

Me gusta Star Wars.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: