Reseña: Sigur Rós – Valtari

Texto: Rafael Torres

[XL, 2012]

CALIFICACIÓN: 9.0

“I really can’t remember why we started this record, i no longer know what we were trying to do back then. i do know session after session went pear-shaped, we lost focus and almost gave up…did give up for a while. but then something happened and form started to emerge, and now i can honestly say that it’s the only Sigur Rós record i have listened to for pleasure in my own house after we’ve finished it.” – Georg 

Uno de esos discos que se esperan en las cuatro esquinas del planeta; llega Valtari, séptima entrega de Sigur Rós, cargado de madurez, evolución musical, y un sonido moldeado a partir de la experimentación electrónica.

Tras cuatro años de silencio e inactividad, el gigante del Post-Rock islandés regresa con Valtari, un LP que podríamos denominar como “experimental” y que aterriza nuevamente el genio de estos cuatro melómanos sobre una línea mucho más sensata y pertinente que su predecesor Með suð í eyrum við spilum endalaust

El disco arranca con un ensamble coral quasi-gregoriano y a partir de este momento, la construcción ambiental del disco va evolucionando en profundidad y harmonía, que mezcladas con la presencia de diversos ruidos parásitos (estática, sonidos similares a los de un tocadiscos, etc) envuelven al escucha en un profundo sopor y dejan claro que este podría ser el trabajo más introspectivo y personal del grupo hasta el día de hoy.

Valtari es un disco más Post que Rock, maduro en todos los posibles aspectos, sincero y directo y aunque en momentos pudiese sonar al Sigur que todos conocemos, la presencia de los arreglos electrónicos (poco comunes en los discos anteriores) le aporta un carácter diferente y único al sonido al que Jonsi se refiere como “pesado y etéreo”. Si bien, el disco no encaja dentro de los cánones de la música “pesada”, Valtari es definitivamente el trabajo más denso de la agrupación, ya que confronta el sonido característico de la escuela de Sigur Rós (un sonido que evitaron notablemente en Með suð í eyrum við spilum endalaust) con una base minimalista, ambiental, y experimental forjando así una obra que al principio nos parecería pesada, y que sin embargo, después de un par de reproducciones, comienza a flotar por sí misma, como un barco errante sobre un mar abierto.

El sencillo “Ekki Múkk”, la épica “Varúd” y la trágica “Vardeldur” son las canciones más destacadas, aunque la homogeneidad y coherencia de la obra hacen difícil esta selección, puesto que todos y cada uno de los tracks son igualmente bellos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: